¿Qué controles de calidad llevamos a cabo en Familia Santías?

Actualizado: 20 de sep de 2019


El aceite de oliva debe almacenarse en recipientes oscuros que lo protejan de la luz para que conserve todas sus propiedades.

La calidad del aceite de oliva depende, fundamentalmente, de la manera en que se recoge la oliva y extrae su zumo. Desde Familia Santías, cuidamos minuciosamente estos procesos para que el producto final conserve todas sus propiedades.

Mimar los procesos a los que la aceituna se somete antes de convertirse en aceite es fundamental para conseguir un producto de calidad superior. En Familia Santías, llevamos a cabo unos estrictos controles de calidad, donde combinamos tradición y nuevas tecnologías cuando elaboramos AOVE, sin perder de vista las necesidades del consumidor final.

En Familia Santías cumplimos con unos rigurosos controles de calidad para que nuestro aceite sea excelente, cumpliendo con los análisis químicos de calidad, pureza y multirresidual. Para conocer el momento óptimo de maduración para cada una de las variedades recolectadas, nuestras aceitunas son sometidas a inspección visual en campo y análisis de rendimientos grasos y humedad para así conocer la riqueza grasa de las mismas; y nuestros olivos a análisis foliares para conocer el abonado adecuado en cada momento.


¿Cómo tratamos nuestra aceituna antes de convertirla en aceite de oliva?

El riguroso proceso al que se somete la aceituna comienza por que el fruto no permanezca más de 24 horas en las tolvas (embudos de gran tamaño donde descansan los frutos antes del triturado) desde que se recolecta del árbol. Es entonces cuando comienza el proceso de elaboración del AOVE y te contamos, paso a paso:


- En primer lugar, recibimos la aceituna en el patio de la almazara y la depositamos en la tolva, desde la que pasa a la línea de limpieza.

- Una vez eliminada la suciedad de ramas, polvo y otros elementos, la aceituna se pesa y traslada a la zona de molturación.

- A continuación, el fruto es triturado y se separa la fase sólida (pulpa, hueso y piel) de la fase líquida (agua y aceite) a través de centrifugación.

- El zumo extraído, siempre a una temperatura inferior a 27 grados.

- El aceite resultante es almacenado en depósitos opacos de acero inoxidable a temperatura estable. La luz es el peor enemigo del aceite de oliva porque acelera su pérdida de propiedades.

- Por último, envasamos el producto, pero ¿cómo conseguimos mantener la frescura y la calidad del AOVE? El secreto está en envasarlo antes de enviarlo.


Relación directa con el consumidor: una marca de la casa

¿Por qué nuestro aceite de oliva virgen extra es tan especial? Llevamos nuestro producto directamente a la cocina del cliente y envasamos bajo pedido, evitando almacenamientos y esperas que disminuyan las propiedades organolépticas del AOVE.

En definitiva, eliminamos intermediarios y, por lo tanto, cualquier sobrecoste en la cadena de venta, lo que significa que nuestros precios son mucho más justos.


Aceite de oliva de consumo directo, lo que nos diferencia

Nuestros aceites de oliva son reales y auténticos, y así lo perciben nuestros clientes. Además, la garantía de trazabilidad se basa en una sola expedición: el aceite pasa directamente desde la fábrica hasta el consumidor final.

Aunque nuestra marca forma parte de un mercado fuertemente tradicional, es nativa en internet por lo que nuestra presencia en medios y redes digitales nos permite recibir opiniones directas de los usuarios. ¿Cuál es la ventaja en este tipo de interacción con el cliente? Nos adaptamos a sus demandas y sugerencias, adentrándonos en una espiral de mejora continua.


En Familia Santías cuidamos todas las fases de fabricación, respetando al máximo el fruto y su entorno, y fomentamos el comercio justo. El resultado final es un aceite de oliva virgen extra que conserva todas sus propiedades y a un buen precio.

  • INSTAGRAM
  • FB
  • youtube
  • Perfil de Linkedin de Familia Santías

ACEITUNAS JAÉN SL

Cmno. San Antonio s/n

23450 -IBROS (JAÉN)

Tel: 953 766 323

info@familiasantias.net