Cómo conservar sardinas en aceite de oliva

Actualizado: may 2


Las conservas en aceite de oliva se remontan a la época de la antigua Grecia.

Desde Familia Santías te proponemos un alimento que casa a la perfección con el aceite de oliva virgen extra como conserva natural: las sardinas. ¿Te animas a elaborarlas desde casa? Coge papel y boli y entérate de cómo disfrutar de una receta natural, rica y muy sana.


La historia de la conservación de alimentos se remonta a la era en que los seres humanos comenzaban a funcionar como sociedades sedentarias. Esta época dio lugar a una necesidad de conservar alimentos para épocas de escasez. Desde entonces, han pasado milenios y, actualmente, las fórmulas para conservar alimentos se cuentan por cientos.


Actualmente, el objetivo ya no es solo la conserva, sino una forma más de consumir alimentos cocinados. Pero si tenemos que hablar de un método natural, sano y además delicioso para conservar alimentos (y también para consumirlos), el aceite de oliva es la respuesta. ¿Quieres saber por qué?



La conservación en aceite de oliva


Cuando nos referimos a la conserva de alimentos a través de métodos naturales que le den personalidad a tus platos, acudir al AOVE es acertar al 100 %. Esta técnica milenaria se sigue utilizando hoy, ¡y de qué manera! Alimentos confitados, marinados, en escabeche…Las formas de combinar el AOVE como conservante natural son numerosas y, además, ¡están buenísimas!


Pero, ¿cómo se conserva el alimento en AOVE? El aceite de oliva es capaz de aislar los alimentos de posibles bacterias, previniendo así su deterioro precoz. Además, su actividad conservante se basa en su alta cantidad de antioxidantes. Estos, como su propio nombre indica, evitan que el aceite se oxide y, por lo tanto, también los alimentos que en él se conservan.

El primer paso es disponer de un buen producto, por lo que el alimento debe estar lo más fresco posible. A partir de aquí, la elaboración será todo un éxito. ¡Toma nota! A continuación, te revelamos algunos consejos básicos:

  1. En el caso de los vegetales, deberás someterlos a una cocción previa de unos 5 minutos.

  2. Usa tarros gruesos que aíslen el alimento de la temperatura exterior.

  3. Debes distribuir el contenido de forma que haya espacio de unos 2 cm (hasta la superficie del tarro), para añadir el aceite de oliva hasta que el recipiente esté a escasos milímetros de colmar.

  4. Asegúrate de que no hay aire dentro del tarro, dándole pequeños golpes para evitar la presencia de oxígeno. De esta forma, la comida no corre el riesgo de fermentarse.

  5. Cierra el tarro herméticamente y mételo en agua y al baño maría unos 40 minutos.

  6. ¡Listo para ser guardado y consumido en los próximos meses!

Carnes, pescados y verduras pueden ser conservados en AOVE, ofreciendo texturas y sabores irresistibles. Pero, cuando hablamos de conservas en aceite, las sardinas son una opción excelente para cuidar la salud y, junto con el atún, se coronan como los pescados estrella de la conserva.

  • 500 gr de sardinas limpias.

  • 1 kg de sal gruesa.

  • Vinagre de manzana.

  • 2 cucharadas de semillas de coriandro y pimienta.

  • 250 ml de AOVE Familia Santías.

  • Primero, sumerge las sardinas abiertas y sin espinas en una fuente con sal marina. Deberán reposar entre 4 y 6 horas para curarse.

  • Pasado ese tiempo, has de enjuagarlas y, una vez secas (puedes utilizar papel de cocina), bastará con que las rocíes con 100 ml de vinagre de manzana.

  1. Añade un chorrito de AOVE a la base del tarro de cristal, que deberá tener una capacidad de 250 ml aproximadamente. Acto seguido, coloca una capa de sardinas en forma circular.

  2. Vierte sobre las sardinas unos granos de coriandro y pimienta.

  3. A continuación, añade otra cucharada de aceite de oliva.

  4. Repite los 3 primeros pasos hasta que llegues a 2 cm del borde del tarro, que deberás colmar con aceite de oliva.

  5. Vuelve a realizar la misma operación con un segundo tarro.

  6. No olvides, antes de cerrar los tarros, dar pequeños golpecitos para evitar que se acumule el oxígeno en ellos.

  7. Cierra los tarros y agítalos para que el aceite impregne todo el contenido.

  • Reserva ambos tarros en el frigorífico (LINK A https://www.familiasantias.net/post/se-puede-congelar-el-aceite-de-oliva) entre 2 y 3 días antes de que decidas consumirlos.

  • Una vez abiertos, pueden conservarse hasta 3 meses en frío, pero debes asegurarte de que las sardinas siempre estén cubiertas de aceite de oliva.

  • Marca la fecha de envasado en el tarro y procura consumirlo antes de que pase el primer año.



Si quieres huir de conservantes artificiales, como los químicos, o poco ecológicos, como el aceite de palma, acude al AOVE Familia Santías para elaborar tus propias conservas. Podrás tomar alimentos deliciosos, y lo mejor de todo… ¡Fuera de temporada!

46 vistas
  • INSTAGRAM
  • FB
  • youtube
  • Perfil de Linkedin de Familia Santías

ACEITUNAS JAÉN SL

Cmno. San Antonio s/n

23450 -IBROS (JAÉN)

Tel: 953 766 323

info@familiasantias.net